Guía sobre efectos CO2 para fiestas y eventos: megatrón

Las máquinas de humo tradicionales son muy útiles para generar ambiente en una sala, como complemento a una proyección o a un grupo musical. Las características de estas máquinas generan un humo de baja altura, con una densidad y color dependiente de la mezcla usada, limitan su utilización si nuestras necesidades son diferentes. Pero también existe la posibilidad de utilizar humo con efectos como el Megatrón utilizando la presión y CO2.

Si necesitas un chorro de humo de forma rápida, dirigida y concentrada hay que utilizar una pistola de CO2. Las pistolas de CO2 proyectan un chorro de nube blanca de forma casi instantánea con sólo apretar el gatillo, por lo que son muy útiles si queremos reforzar visualmente la acción de una zona en concreto (la entrada de los protagonistas de la fiesta, el sólo de guitarra, etc.). Así, las máquinas de humo y los cañones de CO2 se complementan perfectamente para su utilización en casi cualquier tipo de eventos.

El  efecto Megatrón se basa en el efecto producido cuando el dióxido de carbono a presión que se  almacena una botella sale disparado, al disparar el gatillo se abre un conducto de salida al gas a presión, con gran fuerza y en contacto con la humedad del aire genera una nube de vapor de un color blanco intenso. Si bien la potencia del chorro dependerá de la presión a la que esté el gas en la botella, a más presión mayor distancia, la concentración y el color de la nube depende en gran medida del nivel de humedad del aire: para tener un buen efecto visual se recomienda que haya un grado de humedad relativa del 40% o más.

Aunque la nube generada es totalmente inocua para las personas y animales y no mancha ni deja ningún tipo de resto, hay que tener cuidado al manejar el cañón ya que el gas sale a una presión elevada y si golpea a personas u objetos podría hacer daño.

 

 

 

 

Share Button