Historia y origen de Halloween

Historia y origen de Halloween

Desde hace muchos años la fiesta de Halloween es casi una tradición más la noche del 31 de octubre (o días que estén alrededor, dependiendo la forma que se tenga de celebrarlo). Sin embargo, siempre hemos optado por sacar nuestros elementos decorativos de miedo y los disfraces de criaturas aterradoras y ver una película del propio género sin pararnos a pensar cuál es el origen de este evento.

Por ese motivo, vamos a hacer un repaso cuál es la historia que hay detrás y cómo ha ido evolucionando hasta llegar a lo que conocemos hoy en día.

Calabaza Halloween

Origen de la fiesta de Halloween

La palabra Halloween tiene 2 significados: por un lado tenemos el antiguo festival celta como Samhain (cuyo significado es “fin del verano”) y conmemoraba el final de temporada las cosechas en Irlanda, dando paso al año nuevo celta. Por otra parte, este vocablo es una contracción de “All Hallow’s Eve” o, también, Víspera de Todos los Santos, fiesta anglosajona. Por tanto, tenemos dos etapas que marcan este periodo.

Los celtas tallaban verduras y ponían velas en su interior para usarlos como linternas y, así, proteger a los humanos de los difuntos que les visitaban. Más tarde, se escogería la calabaza al darse cuenta de que es mucho más fácil de tallar.

A pesar de los múltiples esfuerzos de la Iglesia Católica por eliminar esta festividad pagana, el Samhain siguió muy vivo pero sufrió una evolución: All Hallow’s Eve. A mediados del siglo XVIII los emigrantes irlandeses llegan a América y, por supuesto, poco tardaron estos últimos en adoptar esta tradición. A todo ello, se empezaron a confeccionar disfraces ya que los celtas usaban máscaras en Samhain para confundir a los muertos y que estos no pudiesen reconocerlos. Por tanto, se podría considerar que los americanos acabaron de hacer los últimos compases de la transformación de Halloween tal y como lo conocemos.

Halloween

Halloween hoy en día

Como ya has visto, el origen de Halloween no deja de ser algo muy parecido a lo que se celebra actualmente (algo que conmemora a nuestros difuntos) aunque, por supuesto, la visión es completamente diferente, siendo ahora muy divertido, que se recibe con gran ilusión y que no solo dura un único día. Evidentemente, en el continente tenemos el clásico “truco o trato” y la experiencia se vive con mucha intensidad.

Con el reciente proceso de globalización, esto se ha exportado y ha llegado a nuestras tierras, no experimentándolo de la misma forma pero de manera muy destacada también. Desde principios de octubre ya podemos ver cómo los escaparates de tiendas se llenan de esqueletos, telarañas, murciélagos y demás elementos típicos. En los colegios los niños se disfrazan y hacen actividades ese día y, por descontado, en la noche de Todos los Santos muchos padres acompañan a sus hijos a fiestas, llegando a incluso a que toda la familia se “transforme”.

Lo celebres como lo celebres, ¡lo importante es pasarlo terroríficamente bien!

No faltan tampoco los cambios de stock en los comercios para vender aquellos productos representados por murciélagos, calabazas, vampiros y entidades similares.

En muchas casas, además, es común cambiar la decoración durante este periodo y organizar alguna reunión o acontecimiento con los más allegados o acudir juntos al acto que organice el ayuntamiento del municipio.

En conclusión, vemos que se ha huido bastante de la tradición celta de la cual proviene Halloween pero, aun así, el motivo principal sigue vigente y sirve como excusa para pasar un agradable rato con tus amigos o familiares. Por tanto, esperamos que esta festividad siga formando parte de nuestra cultura durante muchos años y que su evolución siga siendo positiva. Si quieres seguir encontrando información sobre este y otros eventos continuaremos escribiendo el blog contenidos exclusivos y, por supuesto, puedes comentar cualquiera de ellos mediante el sistema de comentarios que encontrarás en la parte inferior.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido del mensaje para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.