Certificado de Seguridad para los farolillos voladores

certificado SGS farolillos voladores todoConfetti

Cuando vamos a comprar un producto como por ejemplo farolillos voladores solemos encontrarnos con diferentes opciones que pueden cubrir nuestra necesidad, si bien es cierto que no todos tienen la misma calidad ni acabados. Es decisión nuestra optar por un producto u otro, pero siempre es preferible realizar esta elección con conocimiento de causa y entendiendo qué implicaciones tiene nuestra decisión.

Estamos acostumbrados a que las grandes marcas de prestigio ofrecen unos productos de una alta calidad, mientras que otros proveedores suelen ofrecernos una solución que, si bien cumple con las características necesarias, no cuenta con el mismo acabado de calidad. Pero esta percepción que hacemos subconscientemente no tiene porqué ser cierta, ya que la calidad no es algo exclusivo de grandes marcas sino que corresponde a todos aquellos productos que han sido fabricados de una forma meditada y pensada.

La definición más formal de calidad sería la siguiente: Propiedad o conjunto de propiedades inherentes a algo, que permiten juzgar su valor.

Así pues los productos se miden y comparan por sus cualidades obteniendo una valoración a la que denominamos calidad. Si bien esta definición puede parecer demasiado abstracta podemos ver que se trata de un conjunto de valores que son muchas veces medibles físicamente. Esta capacidad de ser medidos de una forma científica y objetiva es la que permite asegurar que un producto que cumpla una cierta calidad será capaz de realizar su función de una forma segura.

En Europa hay una larga tradición en definir y exigir unos ciertos parámetros medibles para asegurar al máximo la calidad de los trabajos y productos. Durante la Edad Media las diferentes profesiones se coordinaban en gremios, donde se establecían las diferentes pruebas que un aspirante debía cumplir para poder ser considerado como miembro, en las diferentes categorías que existiesen. Este era un sistema que permitía asegurar una calidad mínima cuando aún no se había desarrollado el método científico. Con la llegada de la Revolución Industrial los diferentes arquitectos e ingenieros fueron creando estructuras metálicas cada vez más impresionantes, pero se encontraban con problemas en los materiales de construcción. Cada fábrica creaba el acero con su propia fórmula y tenían diferentes propiedades dificultando en gran manera los cálculos necesarios para diseñar la obra, por lo que se solían utilizar mucho más material del necesario sólo para evitar un posible derrumbe. Con la expansión tecnológica se empezaron a estandarizar los tipos de hierro y acero y las formas de unión entre las diferentes piezas. Así un fabricante ya no podía realizar la mezcla que quisiera, sino que su producto debía cumplir unos mínimos, definidos por comités de expertos, para asegurar que podría soportar las fuerzas y tensiones asociadas a las estructuras metálicas. Fue pues en la arquitectura del hierro donde se crearon las primeras normativas y se establecieron los sistemas de pruebas y certificaciones para asegurar que un producto cumplía con los requerimientos.

Aunque es comprensible la existencia de normativas específicas para campos tan importantes como la arquitectura o ingeniería, también existe toda una serie de normas y calidades que deben cumplir los productos para bebés, los juguetes o las bombillas. La normativa de calidad y seguridad europea es muy amplía y cubren muchos campos.

Cuando una empresa fabrica su producto con una buena calidad, no teme a los exámenes y certificaciones ya que permitirá demostrar objetivamente que su producto, no sólo cumple la normativa sino que, además, lo hace con calidad contrastada.

Nuestra empresa no sólo está orgullosa de sus farolillos voladores, globos de luz o linternas de papel, sino que para demostrar la calidad sobre toda duda hemos realizado un test de nuestro producto frente a las exigentes normativas de juguetes tanto en el aspecto físico como en la posibilidad de combustión, pasando dichos tests sin problemas.

Ahora puede saber que si compra una de nuestros  farolillos está haciendo una compra de calidad. Adjuntamos certificado SGS de Seguridad

 

Certificado

Post_Captura_CertificadoSGS_Página_2

 

Share Button